Un proyecto de ley del senador sanjuanino Roberto Basualdo del partido Producción y Trabajo propone prohibir que los usuarios de la vía pública crucen la calzada usando teléfonos móviles o cualquier tipo de dispositivo electrónico.

Tal como lo explicó el autor de la propuesta a 100% SEGURO, “lo único que buscamos es que en el momento preciso en el que se esté cruzando la calle, aunque esté hablando por alta voz, el peatón interrumpa la conversación” porque eso ayudará a evitar accidentes.

La propuesta prevé que la autoridad de aplicación del proyecto sea definida por el Ejecutivo Nacional (podría ser la Agencia Nacional de Seguridad Vial, por ejemplo, a través de controles de tránsito), y el organismo designado deberá resolver con qué tipo de multas y sanciones se penalizará a los infractores.  “Podría implementarse una serie de sanciones que se vayan acumulando, como llamados de atención previos a la imposición de una multa”, sugiere el senador al respecto.

“Cuando presentamos la iniciativa tuvimos muy buena recepción de la sociedad en general, pero en el Congreso por ahora no se le dio prioridad”, cuenta el autor de la propuesta de ley que se presentó por primera vez hace cuatro años y se volvió a plantear a fines de 2020″.

Pero no se ha tratado aún en el Congreso, a pesar de que los accidentes de tránsito -en particular los que involucran a personas en la calle- es un flagelo más que preocupante para la Argentina. Por ejemplo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de las muertes por siniestros de tránsito, el 34,3% fueron peatones (según el Observatorio de Seguridad Vial de la Ciudad de Buenos Aires).

¿Quién no lo ha hecho?, ¿verdad? Pero no hemos sido conscientes de los riesgos que eso implica para nuestras vidas. Y la problemática es muy importante, ya que cada vez es más usual ver a los peatones cruzar distraídos con la atención en sus dispositivos digitales. A veces, la falta de atención los hace cruzar semáforos en rojo, caerse y hasta producir accidentes automovilísticos.

Basualdo comenta al respecto que muchos “peatones tecnológicos” son atropellados porque van distraídos con el celular y que, muchas veces, aunque el conductor del vehículo sea culpable, si la persona embestida hubiera estado prestando atención al cruce y no al dispositivo móvil, hubiese podido evitar el accidente o aminorar sus consecuencias. “La distracción, al volante o a pie, agrega más peligro al tránsito cotidiano”, advierte.

Y no sólo él lo sostiene. Un informe elaborado por la Asociación Civil Luchemos por la Vida confirma esta afirmación, ya que revela que investigaciones internacionales han concluido que caminar hablando por teléfono celular es muy riesgoso, ya que las personas observadas despliegan comportamientos tales como cruzar más despacio, sin mirar al tránsito circundante y no esperar a que los vehículos se detengan para comenzar a cruzar, en una proporción muchísimo mayor que quienes no están mirando al dispositivo.

“Para los peatones el problema real principal parece ser la distracción, así como les sucede a los conductores. Los estudios demuestran que mirar el teléfono durante 10 segundos equivale a caminar 14 metros sin mirar el entorno. Esto sería igual a cruzar un carril de la Avenida 9 de Julio sin prestar atención al tránsito ni a las señales”, resalta el senador.

Asimismo, revela que el uso del teléfono celular por parte de conductores y peatones en situación de cruce de calzada ha ido en aumento: mientras en septiembre de 2007 representaban el 4,3% de la población evaluada, en septiembre de 2017 alcanzaba el 15,1% de 3126 peatones observados los días hábiles, entre las 10 y las 18. 

“En esta época donde la adicción a los teléfonos móviles es un tema creciente y una de las problemáticas más frecuentes que involucra la mayor cantidad de los accidentes que ocurren en la vía pública, es necesario remarcar que tanto los conductores como los peatones deben tener una buena conducta en las calles y considerar sus responsabilidades y obligaciones, de tal forma que esto permita evitar infracciones que provoquen situaciones riesgosas”, concluye el senador sanjuanino.

No deja dudas sobre la importancia de tomar conciencia de los peligros que se generan al cruzar las calles haciendo uso de dispositivos electrónicos, ya sea por escuchar música, hablar por celular, enviar o recibir mensajes. Sin dudas, un marco normativo al respecto, es un buen paso en ese sentido, afirma la noticia.