«La pandemia Covid-19 cambiará la forma en la que operan las empresas. Hay un largo camino por recorrer antes de que nos encontremos en la era post-Covid, pero a medida que avanzamos hacia la recuperación, las empresas deben preguntarse cómo deberían ser la gestión de riesgos y la resiliencia en el futuro», afirma Rory Moloney, CEO de Global Risk Consulting de Aon.

Entre las principales prioridades para las empresas, desglosa el experto, se encuentra «el uso nuevo y acelerado de la tecnología, la redistribución de recursos, la planificación de la fuerza laboral y el replanteamiento del futuro del trabajo. Esto es solo el comienzo de una evolución a mucho más largo plazo en la gestión de riesgos».

Priorizar el riesgo e innovar

El bróker ha presentado los resultados de su encuesta global “Analizando las Prioridades de Riesgos y Resiliencia para un futuro Post-Covid”. En ella, se destaca cómo el COVID-19 ha demostrado que será imperativo para las empresas volver a priorizar el riesgo e innovar y explorar nuevas estrategias de gestión de riesgos.

Así, el 82% de los encuestados reconoció que, antes del Covid-19, una pandemia u otra crisis de salud importante no era uno de los 10 principales riesgos para su organización.

En el momento que se realizó la Encuesta Global de Gestión de Riesgos de Aon en 2019, el riesgo de pandemia se clasificó en el puesto 60 de los 69 riesgos identificados. «Las estrategias de gestión de riesgos empresariales y los equipos de gestión no pudieron responder rápidamente a la amenaza de la pandemia. Su infraestructura de riesgos encontró dificultades para hacer frente a la necesaria respuesta inicial», revela el broker.

Espacio cyber, ventajas y riesgos

Una parte fundamental es reaccionar y responder a una crisis. Esto ayuda a construir una estrategia exitosa de gestión de riesgos empresariales y garantiza que la fuerza laboral sea capaz de adaptarse, comunicarse y colaborar cuando ocurre, asevera Aon.

La mayor dependencia que las organizaciones han depositado en las plataformas digitales las hace potencialmente vulnerables a eventos cibernéticos adversos. Entre ellos, la pérdida de información e impactos en la reputación en una nueva escala. Esto requerirá una actualización de la estrategia de gestión de riesgos y cibernética, detallan.

En el futuro, recomiendan, los líderes empresariales y de riesgo deben ampliar su perspectiva al evaluar los shocks importantes, no solo las pérdidas anticipadas.

Navegar juntos

Por último, hay que desenvolverse ante nuevas formas de volatilidad, construir una fuerza laboral resiliente y repensar el acceso al capital. Todo esto jugarán un papel importante en la capacidad de una empresa para navegar eventos futuros.

Asimismo, será necesario un enfoque más cohesivo e integrado para recuperarse no solo de la pandemia, sino también de futuras crisis. El 80% de los encuestados globales afirmaron que la pandemia les ha enseñado a adoptar un enfoque empresarial para la gestión de incidentes, colaborando en todas las unidades funcionales que incluyen Riesgo, Recursos Humanos, IT y Finanzas.