Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS) y Munich Re han desarrollado  una nueva solución de seguro de riesgo cibernético llamada Cloud Protection + y diseñada exclusivamente para los clientes de Google Cloud que están inscritos en el nuevo Programa de Protección de Riesgos de Google.

El Programa de Protección de Riesgos consta de dos componentes: Risk Manager, una nueva herramienta que ayuda a determinar la postura de riesgo de seguridad de un cliente en la nube, y Cloud Protection + que es la nueva solución de seguro cibernético construida exclusivamente para los clientes de Google Cloud.

Este producto se ofrecerá a los clientes que cumplan los requisitos de suscripción, creando así un nuevo tipo de protección contra incidentes cibernéticos dentro de su propio entorno corporativo, así como contra incidentes relacionados con Google Cloud.

En un principio, se pondrá en marcha para los usuarios con sede en EE.UU., y está previsto que se amplíe a nivel mundial más adelante.

Suscripción basada en datos

El nuevo producto permitirá a ambas compañías utilizar las herramientas de evaluación propias de Google Cloud para aprovechar variables de suscripción más sólidas, lo que dará lugar a un proceso de evaluación y suscripción de riesgos más basado en datos. Cada compañía utilizará los datos de los informes de Risk Manager de Google Cloud para simplificar la solicitud de seguro y la evaluación del riesgo.

«El riesgo cibernético es complejo y está en constante cambio, y las exposiciones a la nube se encuentran entre las amenazas más relevantes de hoy en día», declaró Thomas Kang, jefe norteamericano de cibernética en AGCS.

Con esta alianza «no sólo obtenemos información valiosa sobre la postura de seguridad de una empresa, sino que nos mantenemos a la vanguardia de la comprensión y la gestión de los riesgos emergentes asociados a la arquitectura de la nube y las últimas necesidades de los clientes», añadió.

Y ciberriesgos en la nube

Las empresas utilizan cada vez más soluciones basadas en la nube: según Gartner Research, en 2024, más del 45% del gasto en TI pasará de las soluciones tradicionales a la nube.

Por ello, añaden desde las compañías, el uso de la nube conlleva muchas ventajas, como la reducción de costes, la mejora de la analítica de datos y la ampliación de la colaboración, pero también nuevos riesgos potenciales en torno a la seguridad, el cumplimiento y la privacidad de los datos.

«Es óptimo para los compañeros del sector establecer productos personalizados que muevan la aguja en el entorno corporativo actual», añadió Jody Yee, director general de Transferencia de Riesgos Alternativos de AGCS.