Allianz Argentina ha incorporado la robótica en sus procesos de tesorería y cobranzas para mejorar servicio y optimizar los tiempos de respuesta para sus productores, asegurados y proveedores.

La Automatización Robótica de Procesos (RPA por sus siglas en inglés) replica las acciones que ejecutan los colaboradores, interactuando con programas, sitios web, planillas, mails y documentos. En este sentido, la robotización sirve para complementar las tareas que realizan los equipos y permite hacer foco en acciones que generen mayor valor agregado.

“En 2018 presentamos un primer proyecto y comenzamos relevando las tareas que podían ser automatizadas y digitalizadas. Todo el equipo colaboró para entender cuáles eran las funciones más simples, operativas, repetitivas y de gran volumen, también aquellas que estaban siendo relegadas», afirma Sergio Vittola, Gerente de Tesorería, Cobranzas y Cuentas Corriente de Allianz Argentina. Así, destaca que «entre todos los cambios que se fueron realizando, los dos factores claves fueron: la incorporación de las primeras cinco aplicaciones móviles de cobro del mercado, que permitieron digitalizar este canal en la compañía; y la introducción de la robótica en varios procesos y sectores: cobranzas, tesorería, cuentas corrientes, reaseguros, contabilidad y siniestros”.

Optimizar procesos

El proyecto de robotización y digitalización logran optimizar los tiempos de ejecución y procesos, además de balancear las tareas e incorporar nuevas funciones y servicios. Otros puntos a destacar son: contar con un equipo de IT que tenga conocimientos de RPA y transmitir confianza y claridad a los participantes de que se trata de un proceso colaborativo.

La herramienta se usa, por ejemplo, controlar miles de facturas al mes o para permitirles a los productores no tener que hacer funciones presenciales. “Esto nos permitió optimizar nuestros procesos de una manera exponencial. En 2018 comenzamos procesando 40 operaciones diarias, en 2019 ya teníamos entre 80 y 90, y, actualmente, entre 300 y 350”, comenta Vittola.

La robotización también ha permitido disminuir tiempos de respuesta. Gestiones que ahora se resuelven en apenas un día y la confirmación de facturas que acotó sus plazos de 30 a 15 días, llevando mayor tranquilidad y seguridad al productor. Además, esta optimización trajo aparejada una disminución de consultas asociadas a estos trámites y mejoró la acreditación de comisiones a los productores.

Rápida respuesta frente a la pandemia

El camino emprendido desde 2018 también ha permitido a la aseguradora estar preparada para los cambios operacionales que trajo la pandemia de COVID-19.

“El haber empezado a trabajar en la digitalización de procesos con antelación evidenció sus frutos al comienzo de la pandemia. Antes del aislamiento social, preventivo y obligatorio las herramientas digitales contaban con mayores barreras debido a los viejos hábitos, pero frente a la imposibilidad de trasladarse y a la implementación del home office 100%, nuestros socios estratégicos celebraron todos los procesos digitales que habían sido incorporados. Los productores, asegurados y proveedores son los grandes beneficiarios de esta modernización”, concluye Vittola.