Realidad virtual y aumentada, check in automático gracias a las nuevas tecnologías, software de asistencia en hoteles, trenes de súper alta velocidad, impresión 3D de ropa, in situ, cruceros sostenibles, viajes al espacio. Estas son algunas de las tendencias que veremos en 2040 en el turismo global. Para ese año, los viajes internacionales serán más rápidos, fáciles y sostenibles que nunca gracias a los sistemas de reconocimiento facial, que controlarán los pasaportes las tarjetas de embarque, y las experiencias de viaje virtuales serán comunes en 2040. Ofrecerán así una experiencia más rica a los viajeros.

Así se desprende del informe El Futuro de la Experiencia en Viaje´, encargado por Allianz Partners, con el fin de prepararse ante las futuras necesidades de los consumidores y que forma parte de las Series Predictivas ‘El Mundo en 2040’. Su autor, el reconocido futurólogo Ray Hammond, presenta las principales innovaciones y tendencias que impactarán el Turismo Internacional y la Experiencia en Viaje en los próximos veinte años.

El informe identifica las tendencias clave que, de manera colectiva, revolucionarán el panorama del turismo en 2040, año para el que se prevé que el número de pasajeros de las aerolíneas aumente hasta duplicarse y que las experiencias virtuales en habitaciones de hotel o museos se conviertan en la norma. La finalidad del estudio para la compañía es otorgarle la posibilidad de anticiparse a las tendencias y cambios que surgirán en el ramo de viaje y trabajar para redefinir la asistencia.

viaje

Tendencias clave que cambiarán el panorama del turismo en 2040

– Realidad Virtual y Aumentada
La tecnología de realidad virtual multisensorial permitirá a los viajeros más sedentarios adentrarse en habitaciones de hotel virtuales, visitar calles en pleno carnaval, explorar museos o entrar en restaurantes desde el salón de su casa. Se espera que esta tendencia aumente la demanda del turismo real y no al contrario.

– Check in automático gracias a las nuevas tecnologías
Los sistemas de reconocimiento facial se utilizan ya en aeropuertos de manera experimental. En los próximos veinte años, los sistemas informáticos podrán, de manera segura, identificar nuestros rasgos faciales y serán muy habituales a la hora de realizar el check in de manera fluida.

– Software de asistencia en hoteles
Algunos hoteles, seguirán dando la bienvenida a sus huéspedes con personal humano, pero muchos negocios y hoteles de bajo coste, utilizarán sistemas de check in automatizado y asistentes virtuales que guiarán a los visitantes hasta las habitaciones. Algunos hoteles llegarán incluso a ofrecer portaequipajes robotizados.

– Trenes de súper alta velocidad
Los trenes con itinerarios internacionales serán más cómodos e incorporarán mejoras en los principales rincones del mundo. La informática y el Internet de las Cosas (IoT) controlará las redes nacionales e internacionales y permitirá que los trenes circulen más rápido y con mayor frecuencia. En la mayoría de las redes de ferrocarril, la velocidad de circulación aumentará, con una mayoría de trenes circulando a velocidades superiores a los 201 km/h.
Impresión 3D de ropa, in situ

– Impresión 3D de ropa, in situ
En 2040, los viajeros podrán enviar el equipaje al hotel con antelación a su llegada y los bultos pesados y ropa voluminosa (ej. Abrigos y zapatos) se imprimirán también poco antes de que el huésped llegue, reduciéndose así la cantidad de equipaje que tendrá que transportar el turista en 2040. El bajo coste de las impresiones 3D, conllevará que el turista se desprenda de la ropa una vez utilizada, para su reciclaje local.

– Cruceros sostenibles
Los cruceros serán mucho más sostenibles que los actuales transatlánticos. Los buques consumirán gas licuado (GNL) para su funcionamiento, un fósil ligero que apenas genera emisiones de gases de efecto invernadero, transformando las vacaciones a bordo en una de las formas más sostenibles de viajar por el mundo. La variedad de destinos también aumentará, siendo Asia un área especialmente fértil.

– El espacio será un destino frecuente
Para algunos viajeros en 2040, el mundo podrá no ser suficiente porque no ofrezca una ya una amplia variedad de destinos. En esa época, es muy probable que los turistas viajen hacia y desde la luna con cierta periodicidad y se busque vivir la experiencia de ver la Tierra desde el espacio.